Hablamos contigo en el 963 170 401
Hablamos contigo en el 963 170 401

Francesc Rifé confía en Santa & Cole para su intervención en Convent Carmen

El pasado mes de septiembre abría sus puertas Convent Carmen. Este nuevo catalizador cultural nace de la remodelación y reutilización del antiguo Convento de San José y Santa Teresa. Este espacio cambia de función y se transforma en un espacio que pretende reunir a públicos de todas las edades con el propósito de dinamizar la zona. El proyecto, obra del diseñador industrial e interiorista Francesc Rifé, cuenta con tres focos: la iglesia, el jardín y el convento, el cual, previsiblemente, entrará en servicio como hotel a partir de 2020.

En la iglesia una armadura metálica independiente evoca la forma original del edificio del siglo XVII, añadiendo una nueva dimensión al edificio renacentista. Esta estructura se ha diseñado en un lenguaje propio de nuestro tiempo y está proyectada de manera totalmente independiente a los muros de la iglesia. El sistema integra todos los nuevos elementos técnicos audiovisuales y de iluminación. A través de este elemento se consigue la conexión temporal entre pasado y futuro. La cuidada simplicidad del proyecto pone de manifiesto la importancia de contenerse en espacios donde el contexto ya expresa con fuerza su historia.

Es en el cruce de las dos naves, históricamente el punto más importante en este tipo de construcciones, donde se ha proyectado una gran estructura metálica que replica de manera simbólica la bóveda. Esta estructura está formada por tres círculos dispuestos a diferentes alturas a los que se han fijado múltiples lámparas colgantes, conformando un gran elemento lumínico, preámbulo del antiguo altar o nuevo escenario. La lámpara escogida por el equipo de Rifé no es otra que la lámpara Cirio de Santa & Cole. El sistema Cirio ideado por Antoni Arola consiste en un florón del cual se suspende una cápsula contenedora de la fuente de luz. Su diseño permite que funcione combinada con otras estructuras, como en el caso del Convent Carmen, o como pieza independiente.

El jardín se transforma en un espacio gastronómico dirigido por Miguel Ángel Mayor. En este bucólico espacio se sitúan contenedores a modo de food trucks alrededor de los cuales el usuario puede sentarse en los diversos sistemas de asientos para disfrutar de una grata experiencia para el paladar. Un auténtico mercado gastronómico donde degustar comida japonesas, ingeniosas recetas elaboradas a partir de pollo a l’ast o elaborados cócteles.

Con su discreta y pensada intervención Francesc Rifé ha conseguido revitalizar este antiguo edificio en desuso, convirtiendolo en un espacio de encuentro e intercambio cultural, sin perder ni un ápice de su valor histórico.

Larga vida al Convent Carmen.