Lámpara de pie High Line de Marset

Marset la define como ‘una escultura de luz’. Y es que forma una línea esbelta que emite luz, sin desvelar por dónde. Diseñada por Josep Lluís Xuclà, la lámpara High Line genera luz indirecta por reflexión, con la particularidad de que ésta no rebota contra el techo sino contra la pared.

Formalmente es una composición de volúmenes y colores. Tres bloques que se distinguen por sus formas y tonalidades: el elemento vertical portador de luz, en madera de roble o wengué, va unido a un bloque, también de madera, lacado, y ambos se erigen sobre una base negra. Esta última, marca la distancia donde debe colocarse la lámpara, en contacto con la pared, para que la luz sea óptima, generando iluminación de ambiente para cualquier espacio. La sobriedad de las formas de la lámpara High Line de Marset contrasta con la calidez de la madera y los colores.

Compártelo